Boletus Total

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”

Posts Tagged ‘lectura

La noche de los libros

leave a comment »

Primera fila

 

Un placer solitario como la lectura bien vale compartirlo una vez al año en compañía, como el pasado miércoles 23 de abril cuando se volcaron a las calles de Madrid miles de personas para celebrar “La noche de los libros 2008”. Desde el mediodía y hasta pasada bien tarde la medianoche, la ciudad se nutrió de diversos actos culturales y en particular conciertos en plazas y librerías, además de tertulias, charlas, mesas redondas y autores firmando ejemplares.

La noche comenzó a las 20 hs, con rock, blues y reggae en Plaza Mayor  a cargo de la banda “3000 hombres” que eran solo 3 pero sabían manejar los instrumentos, y así se los hacía saber un viejo rocker tuneado con camisa de los Doors, barba motera y bluetooth, para mostrar que a pesar de los achaques de una vida al límite, aun tenía ganas de probar con los gadgets de la época, y quien sabe, quizás podría pillar algo para el rock and rolling baby!

El público no era mucho pero si efusivo, y las chicas menaban sus caderas al son de “Get up stand up” de “Bob Marley” mientras un niñato algo excedido de peso masticaba pipas y las escupía con furia adolescente. Dos semanas atrás tuve oportunidad de escuchar la versión mascullada de esta canción que hacían dos negritos vendedores de películas, mientras la policía los subía a la patrulla. Me hubiera quedado a reflexionar acerca de la emoción y el alcance de ambas versiones, pero tenía 5 minutos para llegar al próximo evento.

Para hacerle honor a la noche me fui leyendo el folleto y descubrí que había varias cosas más para hacer de las que tenía planeadas, y sin agobiarme caminé bajo una tenue lluvia con el cielo completamente despejado. Intenté descubrir a la doña que estaba regando sus plantas sobre mi cabeza, pero no la encontré y lo que caía era agua, por lo que adjudiqué el chubasco a un soplo fugaz de Realismo Mágico. Dediqué  una oración rápida a García Márquez y entré triunfal a la Plaza Santa Ana.

El ambiente se acercaba a la corriente nouvelle-hippie y se habían montado un escenario en las propias narices de García Lorca, que permanecía impávido con su paloma entre en las manos, vamos, como siempre. La banda “Femme Fatale” regalaba aires de U2 y en este caso había una frontgirl con bajista, bata y diseñador de sonido, scratcher, dee  jay o como dios sepa se llama el que maneja los artilugios tecnológicos en bandas modernas.

Aquí pude probar un poco de socialismo al darme cuenta que tanto público como artistas tomaban de lo mismo, y que clase media y obrera podían compartir gustos, aunque fueran sencillos como la cerveza. (Foto) La gente disfrutaba y se vivía una petit fiesta, pero el tiempo es tirano y cuando la niña avisó que tocaban la última porque sino alguien iba a llamar a la policía, su más cercano fan despertó de su sueño etílico al grito de: “la policía me chupa la polla”.

Huí despavorido del lugar entre las risas generalizadas para acercarme hasta la Plaza de Oriente, donde se daba cita la música culta a través del “Dúo Saraste”, dos violines que inexplicablemente nadie fue a ver, y entre la ausencia de público, el viento y la mala comunicación de los artistas, que ni se despidieron, lograron que la velada quede opacada ante lo imponente del marco, y la falta de interés sobre y bajo el escenario. Una pena.

La noche avanzaba y en Puerta del Sol los chicos de “Wonderfool Cosmetics” emulaban a “Garbage” de mala manera, mientras la gente revolvía entre las ofertazas callejeras de la librería del Corte Inglés. Bajando por Alcalá me topé con actividades fuera de programa, como una banda jazzera de cubanos que le pedía al público un desnudo, arrancando  sonrisas y palmas pero ni un sostén.

Me acerqué hasta la Cuesta de Moyano donde se supone esta la movida de los libros, pero solo se mantenían unos pocos puestos abiertos. Regresé al centro y en la “Casa del libro” de Gran Vía, un grupo góspel de adolescentes blancos habían montado una fiesta y se lo pasaban pipa. Cuando llegué a Fnac en donde quería ver a “Najwajean” el auditorio estaba rebosante de gente y felicidad y mis pies destrozados, por lo que después de varias horas caminando vi con buenos ojos emprender la retirada.

Antes de dar por concluida la jornada opté por subir al tercer piso a ver un par de libros, y temiendo el lleno total me sorprendí con la soledad casi absoluta, así que hojeé un gran libro de Miguel Angel, decidí que mi próxima compra será “La cocina y los alimentos” de Harold McGee, y me fui a casa asustado por los precios pero feliz de haber escuchado tanta música.

 

Written by Gustavo Galatto

1 agosto, 2008 at 10:12 PM

Publicado en Actualidad

Tagged with , ,

A %d blogueros les gusta esto: