Boletus Total

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”

Archive for the ‘Podcasts’ Category

Pipi de chat

leave a comment »

de Ladoucette

Podcast

http://www.ivoox.com/pipi-chat_md_132564_1.mp3″ Descargar mp3

Pronúnciese haciendo morrito, en francés, usando sh y meciendo una copa de vino blanco para darle charme, glamour, y de alguna forma suavizar el significado castellano de este juego de palabras. Es que para salir del reinado de la Chardonnay pero manteniéndose en territorio francés, hace falta entrenar la nariz y estar dispuesto a disfrutar de un gran vino, que entre otras cosas, huele a pis de gato.

La Sauvignon Blanc es la segunda cepa blanca en Francia y también es un éxito en el mundo. Entre los diversos países que la cultivan se destaca Nueva Zelanda por la potencia aromática de sus caldos y los americanos que supieron hacerla suya al fermentarla en barrica, y rebautizarla como Fumé Blanc.

Pero su origen es francés y está presente en el corte de los vinos blancos de la región de Burdeos, entre ellos el Sauternes, un vino dulce de fama mundial. Fue en esta zona alrededor del siglo 17 cuando se cruza genéticamente en el viñedo con la Cabernet Franc y origina el nacimiento de un hijo pródigo, la cepa tinta más famosa del mundo, la Cabernet Sauvignon.

Pero es en un lugar cercano a Burdeos donde la Sauvignon Blanc va a hacerse famosa, porque hasta 1960 solo aportaba su presencia en vinos destacados, pero no por su vinificación como varietal. Es en la región del Valle del Loira donde nace la mística de este cepaje que hoy deslumbra en Pouilly Fumé, la cuna del Sauvignon Blanc.

Pouilly

La denominación de origen (AOC) Pouilly Fumé está ubicada en el curso alto del río Loira y comienza al otro lado de la ciudad fortificada de Sancerre, cruzando el río y a los lados de la carretera nacional 7 hasta llegar al pueblo de Pouilly-sur-Loire. Del terreno aprovecha su composición y la abundancia de piedra caliza para transmitirle mineralidad al vino, una de sus características más festejadas.

Su esencia viene determinada en el nombre, Sauvignon, que agrupa los términos “sauvage” y “vignon” que en francés significan viña salvaje, por lo que no debería extrañar que algunos de sus descriptores olfativos sean el pis de gato, la pólvora quemada, los pomelos y la hierba recién cortada. A pesar de semejante selección el producto final es excelente e incomparable, y para los más conservadores las versiones de Pouilly Fumé son mucho más finas y pulidas. Afrancesadas.

Particularmente de Ladoucette es uno de los productores más importantes de la zona y sus vinos destacan por la elegancia. Su color es amarillo pajizo, cercano al verde, brillante y muy limpio. La nariz en el ataque es dulce y está repleta de fruta que va cediendo a las señas características de la Sauvignon Blanc, donde se aprecia la mineralidad de la cepa. En boca destaca su vibrante acidez acompañada de un leve amargor que finaliza en notas de manteca a pesar de no estar vinificado en barricas. En síntesis, es un vino excelente.

Chateau

Château du Nozet

Por último vale la pena destacar que los viñedos de Ladoucette están rodeando la bodega en el majestuoso Château du Nozet, un castillo de película que realza la imagen de la marca y la asocia a la tradición de los grandes Châteaux de Burdeos, en donde ser propietario de una de estas construcciones multiplica el prestigio. Es por esto que hay infinidad de productores que ponen la palabra Château al comienzo del nombre de la bodega, pero esto no significa que tengan una propiedad semejante. Es evidente que no es el caso de Ladoucette.

Y ya con el vino abierto solo resta encontrar un buen maridaje que destaque sus características y que transforme la experiencia en algo superior. Las recomendaciones para un Pouilly pasan preferentemente por los pescados y las carnes blancas, las salsas con crema y los quesos de cabra. Debido a la lejanía del mar y la imposibilidad de hacer un maridaje regional con pescado, opté por un ave con salsa de queso de cabra, ya que nunca faltaran estos productos en la campiña francesa.

Et voilà mes amis, bon apetit.

Publica este artículo en:

Meneame! facebook

Tips

Pouilly es el nombre de la zona y la palabra Fumé tiene dos implicaciones. Por un lado cuando las uvas maduran se mantienen verdes pero se cubren de un matiz ahumado (grisáceo) que es característico de la cepa. Por el otro se refiere a los olores ahumados característicos de la piedra caliza que están presentes en el Sauvignon Blanc.

Los vinos de Pouilly Fumé pueden conservarse en buen estado de cinco a diez años según la cosecha. Normalmente, los picos de calidad se dan en su segundo o tercer año.

En 1975 de Ladoucette creó una reserva privada, el “Baron de L”, primer concepto de reserva privada de un vino blanco en una botella especial, reproducción de una del siglo XVIII. Este producto ha tenido un gran éxito mundial, estando considerado como uno de los mejores sauvignons del mundo.

En los años 80 el éxito de un vino, el Cloudy Bay, convirtió a la Sauvignon Blanc en la reina de la viticultura de Nueva Zelanda, catapultándola a cotas tan altas que la influencia de su estilo se ha dejado sentir hasta en el propio Valle del Loira.

Desde la edad media que los productores de vinos se atribuyeron un santo, patrono y protector: San Vicente. Fue una elección simbólica ya que de Vicente se puede inferir pasando por el inglés (vin-cent) que suena en francés como (vin-sang) que de vuelta al inglés se traduce como (wine-blood) en castellano (vino-sangre) y evoca la memoria del sacrificio cuando la sangre de Cristo fue transformada en vino.

No debe ser confundido con el Pouilly Fuissé, un vino de uva Chardonnay.

Links

De Ladoucette

AOC Pouilly Fumé

La uva Sauvignon Blanc I

La uva Sauvignon Blanc II

Por último la cata de Gary Vaynerchuk… inquietante!

Written by Gustavo Galatto

7 octubre, 2009 at 9:34 AM

Rock Robot

with 2 comments

rock robot

Escucha el podcast

Aún recuerdo aquel mediodía de 1983 volviendo del colegio con mi amigo Pluchi, cuando el muy guacho se llevo los dedos a la nariz y con una voz algo gangosa empezó a cantar un estribillo repetitivo y contagioso: “somos mojigatos, hijos de Galatto; somos mojigatos, hijos de Galatto” y así se repetía hasta el infinito, que estaba bien delimitado por un trompazo tirado al bulto.

No es que tuviera la mano fácil ni que me molestara la burla, de hecho me gustaba la música y en la soledad de mi cuarto la entonaba fascinado por  aquella voz robótica que me transportaba a tiempos futuros.  Muchos años después y todavía con el sonido girando en la cabeza descubrí que era una versión libre de: “Domo Arigato, Mr. Roboto, Domo Arigato, Mr. Roboto”, estribillo pegajoso del tema “Mr. Roboto” de Styx.

Éramos niños y si bien la revolución de los sintetizadores había sido la década pasada, recién entonces se masificaba y nosotros empezábamos a escuchar los discos viejos de los hermanos mayores y a hacer una tímida revisión musical de los 70. Fue así como Pluchi plantó la semilla y sin querer me hizo conocer el Vocoder.

De qué va la cosa

A grandes rasgos es un instrumento que genera un efecto para modificar la voz humana y transformarla en “robótica”, aunque cualquier sonido puede filtrarse a través de él. En un principio fue un aparato con llaves relojes y botones, luego tomó forma de teclado y actualmente la tendencia es crear plug-ins para software de edición de sonido, porque son versátiles y mucho más baratos.

Nació en 1928 en el marco de las investigaciones para codificar la voz en las conversaciones telefónicas que fueron desarrolladas por Homer Dudley, ingeniero de la Bell Telephone. La idea era analizar la voz, descomponerla y resintetizarla en una señal que necesitara un menor ancho de banda para su transmisión y como la mayoría de los avances científicos del siglo pasado, tuvo implicancias militares.

Luego pasaron algunas décadas sin novedades y en el camino quedaron varios artilugios que lograron el mismo efecto futurista como el Talk Box y el Sonovox, pero que no se desarrollaron masivamente por ser incómodos y haber llegado a destiempo de la revolución tecnológica musical.

En 1970 los pioneros de la música electrónica Wendy Carlos y Robert Moog desarrollaron uno de los primeros vocoders verdaderamente musicales. Un dispositivo inspirado en los antiguos diseños de Homer Dudley que recibió el nombre de codificador/decodificador de espectro, y más tarde simplemente como vocoder.

A partir de aquí se populariza y empieza su carrera en radio, cine y televisión, aunque destaca en la música donde es utilizado por artistas de diversos estilos. De a poco se advierte que la esencia del vocoder es darle habla al frenético avance del siglo 20, una voz de máquina que trabaja, piensa y flirtea temerosamente con volverse humana.

En enero de 1976 se estandarizó con la fabricación del EMS de Tim Orr y en noviembre ya había 9 máquinas funcionando entre las que se incluían las pedidas por Kraftwerk y Stevie Wonder. A partir de la producción serial, su fama se multiplicó y se hizo carne en la música sinfónica, que era puro alarde de tecnología y tecnicismo.

La voz del siglo 20

El vocoder le puso una voz distintiva a la música en pleno auge de los robots de cocina, los viajes a la luna y la expansión del género humano. El efecto representa la modernidad, el cambio y el futuro,  pero en su análisis también nos transmite inquietudes y dilemas relacionados con el progreso desmedido.

Con el despliegue científico del siglo pasado, el hombre pudo desligarse de tareas peligrosas y repetitivas a través de brazos mecánicos que lo imitaban y suplían con mejores resultados, pero también dio rienda suelta a la vieja ilusión de crear vida a su imagen y semejanza. El estilo Dr. Frankestein estaba en desuso, entonces la robótica delineó su rama más inútil, grotesca y fascinante, la de los robots con forma humana.

Se los distinguió por ser plateados, andar torpemente y no servir para nada. Sin lugar a dudas la mejor voz para este humanoide era la del vocoder, porque borra del registro algunos armónicos encargados de transmitir emociones, deshumanizando el habla con un sonido metálico y confuso, pero que para al robot es lo indicado.

Fue de esta forma como junto a su voz el androide al fin se sintió completo y empezó a fascinar a la especie humana, al tiempo que le hizo reflexionar acerca de sus conquistas y de la posibilidad de que la ciencia se le fuera de las manos. Así quedó reflejado en la literatura, el cine y la música.

Usos y abusos

Desde 1950 el tratado de moral robótica “Yo Robot” de Isaac Asimov esperaba que alguien le pusiera música, y fue en 1977 cuando The Alan Parsons Project se dedicó a versionarlo en un disco que sienta las bases de cómo se utiliza la tecnología para dar valor a un concepto. Ciencia ficción de la buena en formato libro + CD, por separado.
En cine se usó para la banda sonora de “La naranja mecánica”, dirigida por Stanley Kubrick, donde el vocoder “canta” la Novena Sinfonía de Beethoven. También recreó las voces de los Cyclons en la primera serie de “Battlestar Galáctica”.

En la música influenció diversos estilos y bandas, como Kleeer que se regodeaba en su funk bailable mientras los alemanes de Kraftwerk parecían atormentados por el devenir tecnológico. El efecto vocoder se adaptaba bien a la pista de baile y también a la mirada introspectiva que se proponía desde varios lugares en el rock sinfónico. El uso y abuso vino después y se hizo escuela con el “efecto Cher” logrado en la canción “Believe”.

La lista de buenas canciones en las que dejó su huella es interminable, pero entre ellas se destaca Rockit (Herbie Hancock), Around the world (Daft Punk), I can make you dance (Zapp) y The Voice (The Alan Parsons Project). Para quienes gusten escuchar hay dos listas de reproducción que recrean el artículo, una en You Tube y otra en Spotify.

También se puede hacer una lista con artistas actuales como T-Pain o Kanye West que utilizan un software de sonido llamado Auto-Tune, un corrector de audio que sirve para afinar voces en vivo por lo que es muy utilizado, y que en una configuración extrema genera un sonido de apariencia robótica como el vocoder, pero sin su sorpresa y significado.

Por eso hay que admitir que para representar a la vanguardia el vocoder se ha quedado viejo y costoso a pesar de la vigencia, y ya no se lo usa con carácter experimental por lo que de a poco va perdiendo su sentido. Actualmente empieza a darle textura un tanto grasa u hortera a todo lo que toca, aunque la avanzada va por un camino no muy lejano a su existir.

La vanguardia es así

The trons

Lo cierto es que luego de tener voz las maquinas ahora van por el voto, y de tanto recrearlas en actitudes humanas el tema se está poniendo denso. Hay bandas como The Trons y The Three Sirens que están formadas íntegramente por robots, y suenan muy profesionales a pesar de ser un poco rígidos en el escenario. Y como si esto fuera poco también hay algunos como Shimba Marimba que se dedican a improvisar jazz.

Esto es una pésima noticia en la época de reestructuración laboral que atraviesan los músicos, que día a día ven reducidos sus ingresos. Esta avanzada futurista amenaza incluso con dejarlos sin trabajo, ya que a nadie le parecería mal que en una próxima remake de Casablanca, el Humphrey Bogart de turno se acerque al piano y corrigiendo un error histórico, ordene: Tócala de nuevo, C3PO…

Publica este artículo en:

meneame facebook

Links

La historia del vocoder

AnalogX Vocoder gratis

Efectos robóticos (ingles)

Lista de reproducción en You Tube

Lista de reproducción en Spotify

Written by Gustavo Galatto

11 septiembre, 2009 at 12:10 PM

Publicado en Podcasts

Tagged with , , , ,

Aguas

leave a comment »

Click para escuchar el podcast

Podcast

El agua es el compuesto formado por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno y los científicos piensan que sus constituyentes químicos  deben haber existido en la nube primitiva que dio origen a nuestro Sistema Solar. Ademas no se conoce ninguna forma de vida que tenga lugar en su ausencia, por lo que es fundamental para la existencia de vida. A pesar de esto, hay quienes se cagan en todo y puedes comprobarlo escuchando el podcast.

Written by Gustavo Galatto

20 marzo, 2009 at 1:11 AM

Publicado en Podcasts

Tagged with

A %d blogueros les gusta esto: