Boletus Total

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”

Tiempo de verano

leave a comment »


Salvador Dalí – “Persistencia de la memoria” o “Los relojes blandos” (1931)

Desde hace algunas semanas en el hemisferio norte se nota como las mañanas comienzan más temprano. La cercanía del verano y la órbita de la Tierra alrededor del Sol acomodan los cielos para que gradualmente sean más largas y luminosas, colando rayos de luz por la ventana, de esos que se instalan sobre los parpados cerrados anunciando que es hora de levantarse. Pero hoy no fue así.

La culpa la tuvo la implementación del horario de verano, que viene acompañado de mañanas más cortas y tardes más largas como medida para el ahorro energético, el aprovechamiento de la luz solar, el fomento de las actividades al aire libre, el descenso de la criminalidad y no sé cuantos otros beneficios de dudosa comprobación estadística.

Lo cierto es que si bien parece difícil argumentar en contra de una medida “verde” de alcance europeo y de buena acogida en el resto del mundo occidental, también es la excusa perfecta de “inconformistas crónicos” para tener una buena semana de furia, y justificar llegadas tardes, salidas al bar, cigarrillos a granel y jarras de café para compensar el desbarajuste horario.

Y no es que el reloj biológico no exista, todo lo contrario, de hecho están comprobados los inconvenientes que sufre el cuerpo humano cuando se traslada en avión a sitios con husos horarios distintos. Se lo llama “jet lag” y todo este tipo de alteraciones están asociadas a un punto determinado del cerebro, el núcleo supraquiasmático, que es un grupo de neuronas que se encargan de la regulación de los ritmos biológicos.

Pero la cosa va de poner en evidencia a todos estos que se han abonado a la “teoría de la manta corta”, un proceso de acción-reacción popular por el cual si en una noche fría se les ocurre taparse hasta la cabeza, indefectiblemente se les destaparan los pies, porque si hay algo que no se estira es la manta, y analogía mediante, sucede lo mismo con las horas del día.

Tampoco es cuestión de ir en contra de la mitología popular, pero es que adelantar el reloj tan solo UNA hora perdida en la madrugada de un sábado en donde comienza la semana santa, parece poca cosa como para que los telediarios se llenen de gente protestona que busca excusas para todo.

Al menos que guarden algo de ímpetu para cuando en octubre comience el horario de invierno y haya que volver los relojes una hora atrás, para que la noche les caiga por la cabeza a las 6 de la tarde, y al menos tengan algo de razón.

Camera Cafe – Cambio de Hora



Ella Fitzgerald & Louis Armstrong – Summertime (SUBLIMES)

Links

Otro buen artículo del mismo tema

El horario de verano en Wikipedia

Análisis con gráficos del huso horario en España

Anuncios

Written by Gustavo Galatto

29 marzo, 2010 a 6:49 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: