Boletus Total

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”

Cositas de Lisboa


Atento. Hay que mantenerse bien alerta porque es una ciudad que puede sorprender a cada paso con las cosas más sencillas, pero algunas necesitan de cierto cuidado, como el fiera de la foto que en pleno centro de Lisboa y a las nueve de la mañana está ofreciendo “Coke” en sobrecitos, hash and porros para cubrir el espectro de nacionalidades que pueda toparse. Lo mismo sucede en cualquier sitio en donde se junten más de 2 turistas y particularmente en el Barrio Alto, que es una zona de ocio en donde se congregan de a 4 o 5 vendedores de droga por calle.

El motivo de tanta desfachatez hay que buscarlo en una ley del año 2001 que descriminaliza la compra, posesión y consumo de todas las drogas sin excepción, incluidas la heroína y la cocaína. Y a pesar de que todos los “camellos” estén a sus anchas y el trapicheo sea generalizado, hay estudios que difunde el estado portugués que hablan del descenso del uso de drogas, especialmente entre los jóvenes.

Es que en Lisboa la libertad se respira a cada paso y mientras en España el orinar en la calle es un placer prohibido, en el barrio de “La Alfama” construyeron un meadero publico al aire libre y lo bien que les va. “A ver que tanto echar fotos, que aquí te lo ponen bonito y no tienes que estar haciéndolo en cualquier lao”, gritaba un español mientras asomaba la cabeza con una sonrisa de oreja a oreja.

Y entretanto esperamos una ley que nos iguale en derechos con los amigos canidos, quizás el puntapié inicial lo esté dando el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien el mes pasado aprovechó su visita a la feria de arte contemporáneo (ARCO) para anunciar que, a partir del mes que viene, estará permitido orinar en público en la ciudad de Madrid siempre que se haga con fines artísticos. La ley está al caer.

Siguiendo por las callejuelas de “La Alfama” y luego de pasar por el Castillo de San Jorge, uno se da cuenta que en el barrio el aprovechamiento del espacio está a la orden del día. Porque algo como colgar la ropa en un tendedero que da a la calle que en la mayoría de los sitios está prohibido, aquí está permitido y sería de mal gusto no hacerlo, así que las doñas felices se inventaron un artilugio de lo mas practico y sencillo: un palo, sogas y un culo de botella empotrado a la pared, solo eso.

Y por último, en la casa de “El Coronel” que no tenia quien le escriba, por las dudas hicieron un lugarcito para que le echen las cartas, porque se sabe que en Lisboa, el cartero no llama dos veces…

Links

Barrio de “La Alfama”

Anuncios

Written by Gustavo Galatto

18 marzo, 2010 a 8:42 PM

Publicado en Turismo

Tagged with , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: