Boletus Total

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”

Tango que Mimma


Cuatrocientos instrumentos musicales representativos de todas las épocas y regiones del planeta hay expuestos en el Museo Interactivo de la Música de Málaga (MIMMA) que está construido entre los muros de la antigua fortaleza que protegía la ciudad de los extranjeros de turno, porque si bien los primeros en poner un ladrillo fueron los fenicios, la han ocupado griegos, visigodos, árabes y cristianos.

Pero a pesar de lo añoso de sus piezas y de su entorno, sorprende que algo de apenas el siglo pasado sea lo más anticuado, ya que la sección de sonido y música grabada huele a prehistoria.

Será por razones de furiosa actualidad relacionadas a la desaparición de los formatos físicos para la música, que al ver los primeros artilugios usados para poder grabarla y reproducirla tenemos la sensación de estar mirando un dinosaurio a la cara. Objetos impensables como el fonógrafo de Edison, dictáfonos, gramófonos y aun más antiguas son las cajas musicales con discos de cartón, pero estas pertenecen al mundo de la música mecánica.

En el fonógrafo la voz humana hace vibrar un diafragma que a su vez mueve una púa que deja marcas en un tubo recubierto de aluminio, cuando la maquina vuelve al punto de inicio, las marcas hacen vibrar de nuevo el diafragma que reproduce el sonido original. El dispositivo es una maravilla por su simplicidad y fue el punto de partida de un sistema que a lo largo del siglo pasado se perfeccionó hasta llegar al Blu-ray, del que se duda la popularidad y quizá sea el último de su especie.

Pero los instrumentos son la joya del museo y gozan de excelente salud, entre ellos destacan algunos muy exóticos como un xilófono de huesos humanos, o aquellos con los cuales uno puede y hasta le obligan a interactuar, como en la sala de percusión que en día de visitas escolares se transforma en una gran improvisación. Estas batucadas cuentan con un invitado de lujo, el Gong chino, un disco de bronce irresistible de machacar que nos teletransporta a un bosque de la china… repleto de karatecas!

También hay sectores con pantallas táctiles muy informativas y algo aburridas para la deseada interactividad, pero los instrumentos y cuestiones palpables son mayoría, como un piano de pared en el cual se aprecia el funcionamiento de sus piezas, violines, sintetizadores y un largo etcétera que nos acerca a la sala de eventos especiales, en donde la interacción se hace con los músicos.

Tangoria

En esta ocasión hubo un concierto de un trío malagueño de tango moderno que se dedica a versionar música de Astor Piazzolla. Su nombre es Tangoria y entre sus integrantes hay un argentino, Nicolás Leguizamón (guitarra) y dos españoles, Juan Baca (contrabajo) y Ramón Veredas (piano) ambos malagueños.

Valga la aclaración del origen andaluz de sus integrantes por tratarse de una tierra con música popular dominante como el flamenco, y a pesar de que uno de sus estilos se denomina tango como el rioplatense, hoy en día las raíces son imperceptibles, aunque nadie se anima a negar el parentesco con tanto lamento y rezongo en común.

De hecho el tango alegre y saltarín del siglo XIX tenía letrillas andaluzas de mala intención y origen prostibulario como por ejemplo “Bartolo”, que dice: “Bartolo tenía una flauta, con un agujero sólo y su madre le decía, tocá la flauta Bartolo” que en Argentina se cantó como tango: “Bartolo dejó una mina, yo no la quiero dejar, porque me calza me viste y me da para morfar”.

Pero a comienzos del siglo XX llego el bandoneón y ya nada fue lo mismo.

Tangoria es un buen ejemplo de la evolución del Tango porque que son músicos profesionales que se conocieron estudiando en el Conservatorio superior de Música de Málaga. Actualmente se animan con la obra de Piazzolla en formato de trío y se destacan a pesar de lo riesgoso de la apuesta. La agrupación se formo hace dos años fruto de improvisaciones y del gusto en común por el artista argentino, figura fundamental del tango a nivel mundial y particularmente en Europa donde comenzó a hacerse grande.

Entre las diez composiciones que ejecutaron se destacan una efusiva versión de “Libertango”, también el clásico de Astor dedicado al padre “Adiós Nonino” y en los bises “Escualo”. Pero no solo de Piazzolla vive un tanguero y si bien es claro que para un argentino el tango se mama de purrete, la mayoría española de Tangoria se curtió escuchando a la “vieja guardia” y trabajando con músicos argentinos en giras europeas.

Será que el tango es música universal y tiene más futuro que pasado porque aun dándolo vueltas cae parado, y de tanto emigrar junto a la gente hasta los detractores de la “nueva guardia” se hicieron internacionales, ya que se vio a un tanguero ortodoxo anclao en Málaga, que con aire socarrón miró a la muchachada de Tangoria y pensó bajito: “maestros, tóquense un buen tango”.

Tangoria – Escualo

Publica este artículo en:

Publica este artículo en tu Facebook Menéame!

Links

MIMMA

Tangoria

Evolución del Sonido Grabado

El Tango llegó a la Argentina desde Andalucía

La díada Tango y Flamenco

Anuncios

Written by Gustavo Galatto

14 agosto, 2009 a 12:10 PM

Publicado en Actualidad

Tagged with , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: