Boletus Total

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe”

PIRATAS GO HOME

leave a comment »


La peña está preocupada, la información llega de varios sitios a la vez y con datos contradictorios, no saben si son piratas, ladrones o traidores a la patria y a sus artistas. Lo cierto es que en los últimos meses Europa es un hervidero de leyes, declaraciones y movidas relacionadas con las redes P2P (Bit TorrenteMule), y particularmente España que tiene el honor de ser el último bastión pirata.

El paradigma del negocio cultural está cayendo y vamos a una sociedad de la información en donde los derechos de autor y la propiedad intelectual serán menos pagos y mucho mejor distribuidos. El futuro plantea una guerra por patentes medicinales y de tecnología que no tendrá desperdicio. Pero por el momento el hilo se corta por lo más delgado, y ahí se balancean los artistas y su público.

Unos acostumbrándose a generar ingresos por nuevos canales, y otros perdidos en la abundancia informativa, acosados mediáticamente por noticias que hablan de multas y encarcelamiento, si osan burlar a quienes regentean los derechos de autor de viejos consagrados, que no quieren que les pisen el jardincito, cuando ya sabemos que el césped esta para echarse en él y dormir una buena siesta.

Los retardatarios

Quienes llevan adelante esta lucha son las discográficas y las sociedades de autores, que si bien están en vías de extinción (transformación) por el momento tienen fuerza y promueven leyes como la de las “tres llamadas” en Francia (ley Sarkozy). Cuando detectan al usuario haciendo una descarga “ilegal” le advierten que deponga su actitud y si esto sucede al menos tres veces, hay sanciones que pueden alcanzar el cese del servicio. En el Reino unido optan por una salida más formal, y si alguien es sorprendido intercambiando archivos, le bajan la velocidad de conexión hasta hacer imposible cualquier tipo de descarga.

Actualmente en el Parlamento Europeo se está discutiendo dentro del contexto de las telecomunicaciones, un paquete denominado “Telecom”, donde hay algunas enmiendas llamadas “torpedo” que de ser aprobadas supondrán una desprotección de los datos personales y un ataque directo a la privacidad, ya que permiten a las empresas controlar de manera remota las comunicaciones electrónicas. Estas medidas técnicas permiten la instalación y ejecución forzosa de software espía capaz de monitorizar y filtrar las comunicaciones electrónicas, y el procesamiento automático de los datos de tráfico sin consentimiento del usuario.

En España el intercambio de archivos está dentro de la legalidad, y algunos viejos carcamanes ponen el grito en el cielo desde la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) que acaba de promover el pago de un canon digital para castigar las copias privadas que los usuarios pudieran hacer, gravando con un impuesto la compra de diversos artículos relacionados con la duplicación, como los cd’s vírgenes, discos rígidos y reproductores de mp3’s, entre otros. Pero aquí no se detienen y ahora van a por las descargas “ilegales”, intentando imponer la ley “Sarkozy”. Además han puesto una fecha límite para acabar con las redes de P2P: primer semestre del 2010.

A pesar del rumbo elegido por la SGAE y otras entidades, algunas señales externas indican que no es el mejor camino. Varios estados de Alemania han anunciado que no perseguirán la gran mayoría de las denuncias por compartir archivos, ya que se encuentran saturados. La opción es ser permisivos hasta cierto nivel de descargas que no superen los 3.000 euros. En esta línea se encuentra el consejo que dio el Jefe de Policía de Delitos Informáticos español: “No pasa nada, podéis bajar lo que queráis del e-mule, pero no venderlo, por favor, no venderlo”

La avanzada del cambio

Por fortuna el cambio empezó hace mucho y lo que algunos interesados intentan detener es ese punto de quiebre en donde nada volverá a ser como era, ese muro llamado copyright que está cayendo a pedazos gracias a licencias como creative commons o copyleft, que sin olvidarse de los derechos de autor proponen un escenario acorde a las tecnologías digitales y a la cultura libre.

El puntapié inicial lo dio el mercado del disco y el efecto dominó un día terminará con las patentes medicinales, pero en el mercado del ocio, son los mismos autores quienes se dan cuenta de lo irremediable y auspicioso del momento. Sellos “indies” como Aloud Music proponen bajar todo el catálogo existente, promoviendo una donación que nunca supere los 10 euros, al igual que las entradas para los shows de las bandas que organizan, ya que se dieron cuenta que el negocio está en los conciertos.

También hay sitios como “Sell a band” o “Bandstocks” en donde los músicos cuelgan sus canciones y la someten al fervor popular, la gente además de oírlos puede invertir en ellos hasta que la suma de las donaciones alcance para grabar un disco que se venderá, y las ganancias serán compartidas entre músicos, promotores e inversores. Por último la gente en acción suele hacer cosas fantásticas como el CD crossing, que consiste en esparcir discos por calles y parques para que otros los reutilicen, y es una adaptación del book crossing que se practica con éxito en varias ciudades europeas, incluida Madrid.

Todo apunta a que cuando los organismos del paradigma anterior logren promover sus leyes el mercado habrá cambiado por completo, y un buen ejemplo es la proliferación de radios, películas y listas de reproducción online, que hacen innecesarias las descargas de archivos al ordenador, lo que se ampliará cuando la banda ancha llegue al móvil y las canciones puedan ser escuchadas en el lugar donde uno se encuentre.

Sin duda el ambiente este enrarecido y el mejor argumento a favor de la libre circulación de la cultura, está en una generación que nació con internet, se crio con Napster, creció con Audiogalaxy, maduró con Kazaa y hoy son adultos adictos a la Mula y al Bit Torrent. Esta gente no sabe lo que es pagar por contenidos y hoy son jóvenes programadores, abogados y políticos que en algunos años tendrán el poder para tomar las decisiones de fondo, y se recordarán a sí mismos, muy cabreados, bajando la discografía de una banda que se llamaba Metallica.

Anuncios

Written by Gustavo Galatto

17 septiembre, 2008 a 9:48 PM

Publicado en Actualidad

Tagged with , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: